fbpx
  • Español

Preguntas frecuentes

¿Cómo trabajo?

Creo firmemente que los mejores momentos, los que recordaremos siempre con cariño y felicidad, son aquellos que hemos vivido de una manera real.

No creo en las escenas sobre dirigidas ni artificiales. No son necesarias para hacer bien mi trabajo y además el día de vuestra boda estaréis más cómodos sin ellas.

Trabajo sólo, sin ayudantes, a menos que por circunstancias o por petición vuestra sea necesario. Porque con el tiempo he experimentado y comprobado que al no tener distracciones mis reportajes han ganado en contenido, en estética y sobre todo se ha afianzado el contacto directo con las parejas. Sin dirigir ni ordenar nada.

Mi principal labor es la de observar, estando concentrado cada segundo, saber lo que está pasando en esos momentos y predecir lo que está por pasar. Pensar y moverme discretamente hasta colocarnos en el sitio adecuado y hacer click en el momento decisivo.

Creo imagenes verdaderas que contarán vuestra historia y con ese estilo que me caracteriza y por el que mis clientes me contratan. Recuerdos de verdad, recuerdos reales y naturales.

También tengo que destacar mi empatía con todo aquel que me rodea. Sabiendo estar en cada momento, siempre listo para actuar o ayudar si es necesario.

¿Que es un reportaje de bodas?

Es un conjunto de fotografías tomadas para documentar, para ser impresas en un álbum y que narran los hechos reales y sentimientos vividos por los protagonistas de una boda, las personas que interactúen con ellos y el entorno. Habrá fotos descriptivas de los sitios y de detalles así como de grupos y «posados» si así lo deseáis.

Trabajo para que tengáis el mejor reportaje real y con la mejor narrativa visual, con el estilo auténtico, experiencia y exclusividad de Roberto Pecino, porque para ello seré yo quien vaya a vuestra boda personalmente.

¿Doy álbum?

Llámadme nostálgico, pero no hay nada como sentarse con las personas queridas una tarde de invierno, abrir el álbum y empezar a recordar miles de risas, emociones y momentos vividos. Tocar, oler y compartir la foto impresa es decisivo en esta era tan digital.

Trabajo con los mejores laboratorios profesionales de España, Europa y EE.UU. La calidad, la garantía, el cuidado por el medio ambiente y el buen gusto así lo exigen.

¿Quién elige las fotos para el álbum?

La primera opción es que las elijo yo personalmente (menos en la opción UNIQUE STORY BOOK), cada fotografía se ha creado para contar vuestra historia, con una conología, con un sentido final, con una estética y composición concretas para que sean lo más fiel a lo que vivimos vuestro gran día. Por ello dedico muchas horas para que el borrador de vuestro álbum sea lo más cercano a lo que soñabais. Siempre envío una copía via online del borrador para que seais vosotros los que deis el visto bueno final antes de enviarlo al laboratorio.

Opción segunda, por vosotros, obviamente es vuestro recuerdo y tenéis todo el derecho, no me gusta imponer nada. Además si optáis por la opción UNIQUE STORY BOOK sereis vosotros mismos quienes tengáis que elegirlas, es el álbum más personal y fiel a vuestra selección de fotografías con un acabado muy lujoso.

Estoy orgulloso y satisfecho con cada una de las fotos que os doy y todas se merecen estar en vuestro álbum, pero son demasiadas, es cierto y al final en un reportaje impreso no son necesarias todas. Me esfuerzo en crear una historia con una línea temporal adecuada pero, al final, vosotros tenéis la última palabra.

¿Salen todos los invitados en las fotos?

​En un reportaje documental no saldrán aquellas personas que no hayan sido partícipes en una escena interesante o hayan sido protagonistas de un regalo por vuestra parte o alguna otra situación interesante que contar. Si para vosotros es importante recordar fotográficamente a algún invitado en concreto os recomiendo que os acerquéis a esas personas en algún momento de la boda y me pidáis una foto de grupo con ellos, así os aseguraréis tener una fotografía con ellos, estaré encantados de hacerla.

¿Hago fotos de grupos?

Si, por supuesto, es algo que me encanta porque sé que tiene muchísimo valor para vosotros. Hare todos los que me pidáis.

​​​¿Cuántas fotos?

​La calidad de una boda no se pueden medir por la cantidad de fotografías que se entregan. Mimo mucho mi producto, foto a foto para que os llevéis lo mejor de lo mejor, por eso trabajo sin pensar en la cantidad de fotos, no trabajo condicionado. La experiencia me asegura que parto de un mínimo de 700, llegando en ocasiones a las casi 1500, dependerá de muchas cosas (grupos, posados, regalitos, etc). Un numero más que aceptable para tener muchas opciones para realizar vuestro reportaje impreso.

¿Hasta cuándo me quedo en vuestra boda?

Fiel a mis ideales, quiero que tengáis el mejor recuerdo posible, y para mí una boda termina cuándo como yo digo «las cámaras corren peligro», trabajo sin límites horarios, pero es de entender que en cada boda llega ese momento después del baile donde ya no queda nada que contar, ese momento donde se empiezan a repetir fotografías, ese momento donde el cansancio después de tanta emoción hace que nos demos un fuerte abrazo hasta la próxima y os aseguro que esto no ocurrirá media hora depués del baile 🙂

¿Me desplazo?

​Claro. Estoy muy contento de que mis clientes estén repartidos por toda la geografía española, europea, incluso algunos fuera de ella. La distancia no será ningún impedimento, todo lo contrario, será un placer. En caso de traslado contactaremos para coordinar todo perfectamente.

¿Es necesaria una preboda?

​Si pensáis que sirve para ganar confianza delante de la cámara, en absoluto, ya que la naturaleza de mi trabajo en el día de la boda es documental y paso tan desapercibido que no notaréis mi presencia.

Si es porque queréis tener un maravilloso recuerdo antes de casaros, por supuesto que es una oportunidad única que no deberíais dejar pasar.

​Además, me encatará quedar días previos para organizar con vosotros el «timing» de la boda y para ir tomando contacto.

​Si lo que buscáis son fotografías bonitas para tener un recuerdo vuestro antes de la boda….¡adelante!.

¿Es necesaria una post-boda?

Si os gustan las fotografías con un estilo más estético (posados) deberéis invertir tiempo para que pueda realizarlas y en unas condiciones lumínicas favorables, (cada boda es muy particular, y los tiempos y localizaciones no son siempre los mismos, hablaremos de ello antes).

Mi consejo es que el día de la boda disfrutéis de cada momento porque es irrepetible y después, cuando os venga bien, en una postboda hacemos ese estilo de fotos tan chulas. Disfrutaréis nuevamente de los trajes y pasaremos unos momentos muy divertidos.

¿El fotógrafo come?

​Sí claro.

Tras vuestra entrada en el comedor, me ausentaré un breve rato, para proceder a descansar y a comer un poco y recargar los equipo. Trabajo durante muchas horas y muy intensamente. Es necesario esta pausa para continuar trabajando al 100% las horas que nos quedarán por delante.

Además, siempre recomiendo que a ser posible ese lugar esté lo más cercano posible, incluso dentro del mismo comedor si fuese posible y que se provea de menú de comida (no teniendo que ser necesariamente el menú oficial).